¡Viva el Primero de Mayo!

El Primero de Mayo es la jornada más significativa del movimiento obrero, y se celebra desde 1890 en recuerdo de los cuatro trabajadores de Chicago (Illinois, EE.UU.) sentenciados a muerte en 1886 por el simple hecho de haber reivindicado una serie de mejoras sociales y laborales muy justas. Este día trabajadores de todo el mundo se manifiestan con un espíritu claramente reivindicativo.

Originariamente, las manifestaciones del Primero de Mayo reivindicaban sobretodo una jornada laboral de ocho horas. Las condiciones de los obreros en las fábricas eran pésimas y podían llegar a trabajar dieciséis horas al día en condiciones inhumanas.

Más de 125 años después, en algunos lugares del planeta seguimos con condiciones de trabajo asimilables a la esclavitud. En otros lugares, y en sectores como el de la banca, parece mentira pero los representantes de los trabajadores luchamos por establecer un control horario de jornada que ponga fin al abuso y la extorsión empresarial en forma de jornadas que se alargan como un chicle. La patronal bancaria y el Tribunal Supremo españoles entienden que no es necesario llevar ningún control de la jornada de los trabajadores. Dicen que sólo debe hacerse cuando se realicen horas extraordinarias, y que no es el caso. El legislador, de momento, no ha puesto manos a la obra, y así vamos.

Con la integración de BMN (Sa Nostra) dentro Bankia estamos viviendo una pesadilla que ha trastornado la vida y la salud de muchos trabajadores. Mientras los neurólogos de las Islas Baleares constatan el repunte de consultas médicas de los trabajadores de banca (y ahora, especialmente, de Bankia) el pasado 26 de abril leíamos otro publireportaje en la prensa local. El presidente de Bankia, José I. Goirigolzarri decía que “Bankia quiere ser una entidad tan cercana como Sa Nostra en Baleares”. Antoni Serra hablaba de “la nueva Bankia” (¡Que miedo! Todavía recordamos aquello de “la nueva Mallorca”) y de sinergias. Hablaban ante la presidenta Armengol y el conseller Negueruela, representantes del partido del puño cerrado y el rojo encendido.

El mensaje sindical que hay que transmitir a patronal y políticos este día pero que hay que llevar a cabo de manera efectiva durante todo el año, es la defensa a ultranza de los derechos laborales. Este es uno de los leitmotiv de Unión Obrera Balear, junto con nuestro histórico lema ¡Trabajo, Cultura y Ahorro!