Entradas clasificadas en “ERE Bankia 2018

ERE Bankia

ERE de Bankia: situación actual

Ayer los sindicatos nos reunimos con la empresa. Los ámbitos fueron el de la comisión de seguimiento del ERE y el de una mesa negociadora ‘en funciones’, que queda a la espera de su reconfiguración tras las elecciones del 28N.

En cuanto al ERE, el número de salidas está en 1999 (de las 2000 pactadas). La pregunta es evidente. ¿Ahora vendrá de uno, o qué está pasando? ¿Quién es este/a un/a? (Las solicitudes de salida habían sido 2495.)

En el apartado de las movilidades geográficas, la ejecución del acuerdo, claramente, quedó por debajo de lo que esperaban los sindicatos que quisieron incluir esta medida con la intención de arreglar desastres de un tenebroso pasado. El bumerán se les ha vuelto en contra porque, al incluir una movilidad geográfica tan abierta, lo que hicieron fue multiplicar los «voluntarios» (poned todas las comillas necesarias), haciendo que las movilidades solicitadas quedaran sin poderse ejecutar.

De momento, Gestolasa ya ha gestionado 562 Convenios Especiales con la Seguridad Social, de los 1556 previstos.

En cuanto a la mesa laboral, lo más relevante aparte de constatar que la unión en la parte sindical puede seguir siendo un espejismo, fue la manifestación de la voluntad de la empresa de elaborar un texto refundido de los múltiples acuerdos laborales de Bankia. ¿Será sólo eso? Muy probablemente, algo se cuece en Torre Bankia. ¡UOB opina que habría que empezar con la unificación de los seguros de salud!

La empresa también avanzó que está estudiando las modificaciones de la legislación hipotecaria y que, a raíz de ello, piensa que podría haber afectación en las condiciones de comisiones y gastos de terceros a repercutir a los trabajadores.

no-one-gets-left-behind

Actuaciones ITSS y la recurrente controversia con ‘los mayores’

Actuaciones de la ITSS a instancias de laTGSS. ¿Punto y seguido?

El pasado día 13, con nuestra asesoría jurídica, acompañamos a los primeros compañeros citados en la ITSS con motivo de su tránsito desde la situación de excedencia retribuida y Convenio Especial pactados con BMN, hacia un despido forzoso en el ERE de BANKIA.

La comparecencia ante el inspector transcurrió dentro de los límites de lo que habíamos analizado y previsto.

Gracias a los compañeros y compañeras que nos avisaron enseguida de estas citas, pudimos aportar los acuerdos colectivos y una visión general del proceso, en el momento oportuno.

El inspector continuó dos días más con las reuniones planificadas, porque quería hablar con todos los afectados (ya sobre las bases sentadas el primer día), pero las últimas noticias son que ha cancelado las próximas comparecencias, por innecesarias, dado que todas las compañeras y compañeros citados han pasado exactamente por la misma situación.

Así como se ha citado a trabajadores que no han hecho nada sino sufrir la inclusión forzosa en un ERE, pensamos que la ITSS debería citar también a BANKIA, que quiso, a ultranza, extinguir a todo este colectivo alegando ‘política de empresa’.

Els ‘grans’… una nosa o un referent?

Durante la precampaña, un candidato que va en listas de un sindicato mayoritario estatal criticó la actuación y trayectoria de UOB. Su conclusión es que nosotros sólo defendemos a los mayores

¿De verdad alguien puede pensar de esta manera? ¿Los egoístas? Nosotros, por el contrario, pensamos que es gracias a todos los indios que se han visto en el caso de tener que abandonar la empresa que todavía hay empresa (se llame esta como se llame). Y es gracias al esfuerzo profesional que hicieron todos y cada uno de los que nos han precedido, que todavía podemos trabajar en este sector, a pesar de las profanaciones éticas (y de otros tipos) llevadas a cabo por los que pilotaban las anteriores naves . La carcoma estaba en la cúspide, ¡y los curritos, mayores y no tan mayores, todos !, hemos sido los sufridores de juergas ajenas.

Por lo tanto, ni en broma nos va a aleccionar nadie diciendo que solo defendemos los mayores. Porque, ¿sabes qué, compañero? Resulta que esto de no ser mayor es algo que el tiempo cura. Y pronto, más pronto de lo que se espera, alguien de la cúpula de tu sindicato que pensara así, ¡nos puede etiquetar y dejar a la deriva!

UOB mira hacia adelante, ¡pero no abandona a nadie! ¿Se entiende?

Nota: recomendamos a todo el mundo mantener la serenidad y la cabeza fría ante propuestas electoralistas, de corto vuelo en BANKIA. Los brindis al sol suenan muy bien en el QUÉ, pero plantean muchos interrogantes en el CÓMO, más aun en nuestra empresa. En todo caso, con tu apoyo el 28N, UOB podrá estar en todos los foros para defender los intereses individuales y colectivos, ¡como hemos hecho hasta ahora!

El ‘balanceo’, todavía pendiente de sentencia

El Tribunal Supremo, Contencioso-Administrativo (sí, el mismo del ‘donde dije digo…’ vivido con el impuesto de AJD), todavía debe emitir sentencia sobre los cuatro motivos contenidos en el recurso de casación de UOB contra la decisión administrativa de trasladar plazas del ERE de Sa Nostra hacia otros lugares. Técnicamente, no vemos que haya escapatoria de ninguno de los cuatro motivos. Políticamente, ya veremos. ¿Por qué tanta demora? En caso de que finalmente el recurso prospere, la empresa querrá ponerse de perfil, ya que lo que se hizo estuvo avalado por una mayoría sindical. Una mayoría muy complaciente y claudicante, contraria a los intereses y derechos de los trabajadores mayores.

Si quieres que cuando seas ‘mayor’ no te traten como a un apestado…

Si quieres que te defienda un equipo joven formado íntegramente por profesionales de BANKIA y no por sindicalistas criados de dos amos…

Si quieres seguridad y compromiso…

EL 28N, ¡VOTA UOB!

Unitat postintegració a BANKIA

¿Homogeneidad, presidente? ¡Amén al alza!

Dice el presidente de BANKIA que tenemos que conseguir mayores niveles de homogeneidad en nuestra organización: las tres territoriales ex BMN, entre ellas la de Illes Balears, se han ido enganchando a aspectos muy relevantes del negocio, pero flaquean en otros.

No estamos de acuerdo con él cuando dice que la integración ha ido “francamente bien”. ¿No podría ser que hubiera alguna relación causa-efecto entre los sufrimientos de la integración y alguno de los aspectos en los que ahora nos piden más resultados? ¿No podría ser también que hubiera otros aspectos derivados de la travesía por el desierto de BMN, y en los que BANKIA no se ha aplicado lo suficiente para poner las DTS afectadas ‘a nivel’, como por ejemplo infraestructuras, mobiliario, imagen, mantenimiento y limpieza de las oficinas? ¿Cómo están las oficinas de la competencia? ¿No podría ser, por otra parte, que la formación durante la integración no hubiera servido a los propósitos?

Queremos recordar, ya que no lo menciona, que uno de los aspectos con más heterogeneidad es el social. Por ejemplo, la tarjeta sanitaria (eliminada en 2013 a la plantilla procedente de Sa Nostra por acuerdo de BMN con los sindicatos complacientes), el reconocimiento de la experiencia (contratos anteriores), el tipo de interés suelo de los préstamos de empleado destinados a la adquisición de la 1ª vivienda, etc. Son aspectos que explícitamente no se quisieron resolver durante la negociación del reciente ERE de BANKIA, pero que ya hemos reclamado a Relaciones Laborales, la última vez durante su visita a Palma el 18 de los presentes.

Por lo tanto, si la “prioridad absoluta” es homogeneizar la organización, ya pueden empezar a poner en agenda las reivindicaciones de UOB (“recuerde dónde lo leyó primero”). Nos dicen que en enero (en todo caso después de las elecciones del 28N), habrá un nuevo proceso negociador en el que podrían encajar estas reivindicaciones. Opinamos que deberían ser condiciones previas a la negociación. ¡En cualquier caso, no deberían costar nada! Coherentemente, requerimos el mismo nivel de exigencia en la homogeneización de condiciones sociales (al alza) que nos pide la Dirección en la de resultados (también al alza).

Bankia, ni transparencia ni seguridad jurídica

El MAR, todavía

Se lo hemos pedido de manera insistente en los últimos tiempos, pero Bankia se niega con rotundidad a facilitar a la representación laboral las cifras del Marco de Asignacion de Recursos (MAR), por lo que prevemos que tendremos que hacer pasos (externos) para reclamar esta información. Si el número de trabajadores asignados a un centro de trabajo de Bankia es funcionalmente dependiente del MAR (y así lo hemos sufrido en el despido colectivo, especialmente en Illes Balears, con una cifra supradotada de amortizaciones de puestos de trabajo respecto de otros territorios BMN), la empresa no puede faltar a su deber de informar a la representación laboral (que tiene deber de sigilo) o estará vulnerando el artículo 64 del Estatuto de los Trabajadores (derechos de información y consulta). Conste como aviso.

Plan de Pensiones (1): ¡todos afectados!

Recomendamos a todos los que quieran saber exactamente qué importes se le han disminuido de su fondo de pensiones, que pidan a la entidad gestora, vía planempleados@caser.es, un extracto de operaciones de su cuenta desde la integración de los planes de las cajas (13/02/2014) hasta la actualidad.

Seguro que encontraréis «decrementos de provisión», decrementos que han afectado a todos los partícipes procedentes del Plan de Sa Nostra, no solamente a los que detectaron una disminución de los derechos consolidados en sus certificados anuales. Lo que pasa es que en muchos casos la subida por rendimientos disfrazó u ocultó el decremento.

Cuando se estaba negociando la transformación de «prestación definida» a «aportación definida», los asesores técnicos dijeron que todo era posible. Se podía hacer cualquier cosa que emanara de la negociación colectiva. También era posible lo que pedía UOB: transformar con la foto finish a una fecha anterior a los efectos del ERE. Así se hizo en Liberbank para evitar impactos negativos en los derechos consolidados de los partícipes. ¿Por qué no se quiso hacer igual a BMN? ¿Por qué ningún sindicato nos apoyó en esta petición? Se creó un superávit millonario a costa de los partícipes procedentes de Sa Nostra. ¿Quién se benefició y por qué?

Recordemos que estos decrementos solamente fueron posibles gracias a la firma de las draconianas condiciones del ERE de BMN de 2013, la posterior homologación salarial y los acuerdos en materia de previsión social dentro BMN. Si alguien quiere pedir explicaciones, sobre todo por qué no se quiso hacer la «foto anterior», los firmantes de los acuerdos de BMN y sus «consultoras» tendrán las respuestas.

Aparte de estas muescas, herencia de BMN, Bankia también quiere sacar punta al fondo de pensiones, en este caso de los trabajadores desvinculados, dinamitando la seguridad jurídica que tenían en el momento de decidir (en algunos casos, simplemente recibir) la desvinculación de la empresa. Continuará.

La dirección territorial de Bankia en las islas, ¿otro bluf?

(Foto: El Mundo 10-11-2017)

A pesar de la mala gestión directiva de sus últimos años y la dejadez de los órganos de gobierno, de la Conselleria de Hacienda y de agentes sociales en general, la Caja de Ahorros de Baleares mantuvo casi intacta, durante sus 129 años de historia, su orientación al cliente de las islas: la razón de ser de Sa Nostra.

La fusión dentro BMN y la sumisión a poderes foráneos representaron un ponentazo de expoliación y vaciado de Sa Nostra contra el que faltó oposición local. El punto de no retorno fue el placet a la fusión por parte de la Asamblea General de Sa Nostra donde, recordemos, estaban representados los impositores (clientes), ayuntamientos, Junta Patronal, Consejos Insulares y trabajadores. El voto en contra de los 5 (¡5 de 100!) Consejeros generales en representación del personal, junto con los de otros consejeros de otros estamentos, no fue suficiente para impedir la disolución de Sa Nostra dentro del bluf que ha resultado ser BMN.

Ahora los amigos corales Egea y De Guindos nos han llevado hasta Bankia. Durante esta transición, Goirigolzarri y Egea se reunieron, en otoño de 2017, con la presidenta Armengol y confirmaron que Bankia tendría una dirección territorial en las Islas Baleares. Esta no era una cuestión menor, y la prensa se hizo eco (véase aquí i aquí).

Las visitas de nuestros banqueros a los políticos, en esta comunidad, resultan siempre memorables. Y esta de Goirigolzarri y Egea va por el mismo camino, si nos atenemos a la efectividad de dichas promesas de dirección territorial propia.

Desde Unión Obrera Balear pedimos a la prensa, partidos políticos, federaciones empresariales y agentes económicos diversos que se interesen por lo que realmente hay detrás de la dirección territorial balear de Bankia. Es decir, ¿qué capacidad de decisión permanece en las Islas? ¿Dónde se analizan las operaciones crediticias que se tramitan en las Islas Baleares, tanto de particulares como de empresas? Y allí donde se analizan (además de desconocer nuestra toponimia), ¿tienen idea de lo que es el negocio y la economía balear? Y donde se han de sancionar las operaciones de Baleares, ¿tienen interés en que estas islas prosperen y la red local funcione y dé buen servicio al cliente, o será una continuación de los tiempos de sequía, negativas y recortes de BMN? Todo ello, pueden pedirlo a quien ostenta la dirección territorial, el destacado columnista Antoni Serra (¿o ha ejercido más bien de quintacolumnista?). Creemos que no se prodiga en entrevistas. Hasta tres veces le pedimos audiencia durante la última reestructuración laboral, y no fue posible el encuentro. El tema principal que queríamos tratar era, precisamente, el alcance real de la dirección territorial Bankia en las Islas Baleares.

Nos tememos que esta dirección territorial descafeinada seguirá afectando bien mucho, de ahora en adelante, y no para bien, la economía de las Illes Balears.

¿Desnortados, otra vez?

El desorden persistente en las oficinas, provocado por la dirección y el palancazo precipitado para integrar la base de datos de BMN en la de Bankia, necesitaría de un capitán que dé instrucciones directivas claras que ayuden a resolver los problemas. Por ejemplo, si se quieren derivar las operaciones de bajo valor al cajero automático, se debería haber previsto que estos funcionaran bien y, también, una adecuada y pautada política de acompañamiento de los clientes hacia una herramienta que muchos no tienen acostumbrada. Por ejemplo, si quieren mantener el mismo servicio al cliente (presuntamente bueno) tras el incremento de la red de oficinas por la absorción de la de BMN, se debería haber previsto la apertura de más oficinas ágiles de manera más o menos rápida, para dar el servicio de caja necesario, más aún después de la coincidencia de la integración, de las fiestas de Pascua y final-principio de mes. Y con todo esto, los trabajadores implantadores no han podido desarrollar el trabajo que tenían previsto ya que, debido a la avalancha de incidencias habidas, se han tenido que dedicar a tapar vías de agua. Falta de previsión.

En el típico sostenella y no enmendalla, la dirección centrifuga la responsabilidad de las incidencias de Banca Online y Banca Online Empresas, ¡hacia las oficinas! Dice que se sabía de hacía tiempo que los clientes tenían que pasar por la oficina a actualizar los contratos. No lo aceptamos. La Dirección es quien tiene el conocimiento de la situación general. Debía de saber exactamente el nivel alcanzado en las actualizaciones de los contratos (para saber si era una cuestión de poco o gran alcance) y hubiera podido tomar medidas para forzar dichas actualizaciones de manera progresiva y ordenada. Cualquier cosa antes de lanzar a la plantilla a una piscina con un palmo de agua. Más falta de previsión.

Es evidente que cabe un periodo de adaptación al sistema operativo de Bankia. Por lo tanto, es necesario que no aprieten la plantilla con objetivos comerciales por ahora inalcanzables.

Por otra parte, según datos de la última sesión de seguimiento, sólo quedan 7 amortizaciones para completar el máximo de salidas del ERE en las Islas Baleares, que era de 250. Son 7 plazas que, a falta de voluntariedad, deberían asignarse de manera forzosa en forma de movilidad geográfica. Vista la situación de actual precariedad en la red de sucursales, pedimos la paralización del ERE en las Islas Baleares. Es evidente que hay que abrir con la máxima diligencia más oficinas ágiles, con lo cual no vemos razonable un recorte de plantilla por debajo de la cifra actual.

No trobaràs la MAR…”

Seguimos emplazando a la Dirección de Bankia a facilitarnos la información del Marco de Asignación de Recursos (MAR), con especial atención al número de clientes y la tendencia de esta variable en los últimos años. Si el número de clientes es un parámetro que la Dirección utiliza, entre otras cosas, en despidos colectivos, los representantes de los trabajadores debemos tener derecho de información y consultas sobre esta magnitud. Insistiremos, y en caso de que no se nos facilita la información, tendremos que acudir a la autoridad laboral.

Audiencia en el Consolat de la Mar

Ayer viernes, tres representantes de Unión Obrera Balear mantuvieron una audiencia con la Muy Honorable Presidenta del Govern de les Illes Balears, Francina Armengol. Durante la misma, hemos informado de lo siguiente:

  • La denuncia cursada ante la ITSS de las Islas e Inspección Central (que llegó a la Comisión Interministerial) sobre los cierres de oficinas más allá de los solapamientos. Estos cierres han creado la afectación laboral de manera artificial, justo antes de iniciarse el ERE
  • El informe de UOB sobre la restructuración laboral en Bankia
  • El ERE de Bankia y lo que significa la movilidad geográfica para los trabajadores insulares
  • Los más de 100 puestos de trabajo en peligro por este motivo
  • La reducción acumulada de puestos de trabajo en las Islas Baleares (desde BMN y Bankia) y comparativa con Andalucía y Región de Murcia
  • Del engaño que ha supuesto la fusión de las cajas y de los efectos sobre los trabajadores, la clientela y la sociedad en general. Bankia es una entidad participada del FROB, por lo tanto el Estado, y su red proviene de las cajas de ahorros; en las Islas Baleares, en mayor medida, de Sa Nostra. Estas eran entidades con finalidad social que evitaban la exclusión financiera, pero ahora se quieren comportar 100% como bancos. No era esa la idea con la que se vendieron los SIPs y las fusiones de cajas

Y hemos solicitado:

  • La vigilancia del ERE
  • Combatir la exclusión financiera, en coordinación con los ayuntamientos afectados por cierres de sucursales
  • Instar a Bankia a salvaguardar el máximo de puestos de trabajo: con peticiones de grupos de trabajo específicos en las islas dedicados a sectores clave para la economía de la Comunidad
  • Impulsar una agenda legislativa para paliar los efectos de la movilidad geográfica (aspecto poliédrico) sobre los trabajadores insulares

Hacemos un llamamiento al Govern y a todas las instituciones, en defensa de los puestos de trabajo (ya bastante recortados) de Bankia en Baleares y a la imprescindible compensación por la insularidad. El número de puestos de trabajo eliminados y de oficinas cerradas es de tal magnitud que Bankia no sólo debería respetar la proporcionalidad demográfica laboral, sino que debería aplicarse una discriminación positiva para evitar las brutales repercusiones de la movilidad geográfica en nuestra Comunidad, con unos efectos infinitamente más perjudiciales que en la plantilla de la península.

Reuniones informativas ERO Bankia

Os informamos del calendario de reuniones informativas de UOB abiertas a la plantilla de Bankia (queremos recordar que las asambleas de trabajadores las convoca la representación unitaria, no un sindicato):

  • Mallorca – Auditorio de la ONCE, calle Manacor, 8, Palma, lunes 19 de febrero, 17 a 19 h
  • Menorca – PIME Maó, calle Curniola, 17, martes 20 de febrero, 17 a 18:15 h
  • Eivissa – Hotel Royal Plaza Ibiza, martes 20 de febrero, de 17 a 18:15 h
ERE Bankia

¿Truco o trato? ¿Susto o muerte?

El Despido Colectivo de BANKIA, si no hay actuación por parte de nuestros representantes políticos o autoridades competentes, significará una nueva regresión que, en el caso de la plantilla de Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera, toma una magnitud que puede representar el despido de más de cien trabajadores (afectando a más de 100 familias) de la antigua plantilla de Sa Nostra.

Las continuadas reducciones de plantilla efectuadas a partir de la creación forzada del ineficaz BMN han derivado en una segregación irracional e injusta que se ha cebado sobre una plantilla modélica que, paradójicamente, siempre ha sabido responder profesionalmente a una presión salvaje de una dirección absolutamente perdida e incapaz de mantener el norte. Esta segregación continuada nos ha significado el cierre de oficinas más alto del conjunto de las cajas del BMN y la reducción más alta de servicios centrales. En ambos casos, la consecuencia directa ha sido la reducción más alta de puestos de trabajo, con un índice casi escandaloso si se contempla a nivel proporcional con el resto del territorio BMN y, por supuesto, del territorio BANKIA que, en nuestro caso y por las oficinas que ya tenía en Baleares, incrementa aún más la discriminación demográfica laboral.

Esta realidad sobrevenida ha situado la antigua plantilla de Sa Nostra en un escenario, ante el ERE de BANKIA, que invitaba por lógica a observar las reducciones (ya pagadas al BMN) de la actual descomposición del sector financiero en general y, más en concreto, del ámbito de las dinamitadas cajas de ahorros. No ha sido así ni de lejos. Al contrario, la apelación al efecto proporcional en la aplicación del ERE empeora la situación hasta el punto de provocar, en las Islas Baleares, muchas amortizaciones de puestos de trabajo, mucho más allá de lo razonable por solapamientos de sucursales. Una nueva discriminación contra los agravios de nuestra insularidad que reclama una respuesta política contundente. ¿Actuará en consecuencia el Gobierno de las Islas Baleares?

Las condiciones del ERE invitan a segmentar el análisis, básicamente entre los dos grandes parámetros en los que se moverá la aplicación, en función de si una persona es mayor o menor de 54 años a 31 de diciembre de 2017. Las personas que superan esta edad dispondrán de una opción que, en el marco de las circunstancias actuales, entra dentro de un marco razonable (a excepción de la retirada de un derecho público como es el de la prestación de paro, suponemos que con el visto bueno de los Ministerios del ramo) que, sobre todo atendiendo al alto riesgo de no hacerlo, las invita amablemente a acogerse a la desvinculación. Las personas que no superen esta edad pueden acogerse voluntariamente a la rescisión contractual con condiciones más difíciles. Otras condiciones se impondrán a las personas que tendrán que abandonar la entidad, de manera forzada, con la aplicación de despidos maquillados eufemísticamente. Ambos colectivos, desde ahora segregados en mayores o menores de 54 años, tienen la opción de escoger la salida, enmascarada de una falsa voluntariedad, o de enfrentarse con un alto riesgo a la preocupante alternativa que puede afectar entre el 10% y el 15% de la plantilla que permanecerá tras las desvinculaciones. Una cifra brutal.

Tras el truco del trato, y del susto típico de Halloween, nos plantamos ante la muerte laboral, es decir, ante la única alternativa que provocará (inevitablemente si no hay la reacción que correspondería al Gobierno de las Islas Baleares) un auténtico drama laboral que afectará a más de 100 trabajadores.

Las armas de destrucción masiva no se utilizan; al que las tiene, le basta con hacerlo notar y que está en disposición de utilizarlas a voluntad. Y en las islas, eso tiene un nombre: movilidad geográfica. No se puede resistir la presión que significa el trasiego de un cambio de destino que profana la conciliación de la vida familiar con la laboral. Esta movilidad geográfica (el rechazo de la que por parte del trabajador tiene efectos económicos, porque pierde las primas de la baja voluntaria) no tiene, ni con mucho, los mismos efectos sobre la plantilla de la península que sobre la de nuestra Comunidad. La desconexión de una persona que vive, trabaja y tiene todo el entorno familiar y social en las islas tiene unas repercusiones afectivas y económicas de una magnitud que no es comparable con otros territorios. Enviar una persona, sobre todo las que tienen responsabilidades familiares o personas a su cargo, desde cualquiera de las islas a trabajar a la península es precipitarla a abandonar la empresa.

La excepcionalidad que se ha hecho en los territorios con plantillas del BMN, con la rebaja de sólo un año para acogerse a la desvinculación de los más mayores, pasando de los 55 de las condiciones generales a los 54 años, en el caso del territorio de la antigua Sa Nostra es insuficiente, porque la desproporción es absoluta y el efecto no es similar, tanto en cuanto a la reducción de oficinas como de personas. A la hora de hacer efectivo el ERE, no se puede hablar de proporcionalidad territorial cuando esta proporcionalidad está hecha sobre cifras no homogéneas, cierres de centros de trabajo injustificados y aplicación de criterios de eficiencia muy discutibles y sin solución de continuidad, como hemos estado denunciando sin descanso, durante semanas.

En esta lamentable situación, no podemos esquivar nuestro más enérgico rechazo a la fechoría de los sindicatos hipotecados a la banca de desconvocar, ¡de madrugada!, la huelga del pasado día 8 de febrero. La desmovilización que generó el esquirolaje sindical entre la plantilla es la causa principal de la falta de la respuesta que había que dar al ERE en general, pero muy concretamente contra la movilidad geográfica. No nos gusta escuchar a la representante de CCOO (¡del Banco de Santander!) celebrar el acuerdo del ERE, dada la situación en que quedan los trabajadores isleños, posiblemente abocada al despido. Tras pasar la criba del ERE, contaremos los daños laborales ¡y veremos cómo se habrán ejecutado!

La mobilitat geogràfica deixa els treballadors illencs a mercè de l’empresa. Treballadors que han dedicat, honradament i professionalment, més de mitja vida laboral a la Caixa de les Balears, desmantellada i regalada per uns directius als qui no s’han reclamat i depurat les responsabilitats en la destrucció de la que va ser primera institució financera, amb finalitat social, de la nostra comunitat.

La movilidad geográfica deja a los trabajadores isleños a merced de la empresa. Trabajadores que han dedicado, honradamente y profesionalmente, más de media vida laboral a la Caja de Baleares, desmantelada y regalada por unos directivos a los que no se han reclamado y depurado las responsabilidades sobre la destrucción de la que fue primera institución financiera, con finalidad social, de nuestra comunidad.

Ni el chantaje del miedo, auxiliado con el arma empresarial que significa la movilidad geográfica para presionar a la plantilla, ni la desidia de los grandes sindicatos complacientes que hacen la vista gorda con las repercusiones de sus actos sobre la plantilla de Baleares, ni la falta de reacción política a este nuevo acto que se adentra en el coste de la insularidad, no impedirá que, desde UOB, mantengamos la vigilancia extrema para hacer frente a las arbitrariedades y los abusos que, desde la dirección, se pueda tener la tentación de cometer. Persistiremos en la defensa a ultranza de los intereses de las personas a las que representamos, al servicio de las que nos reiteramos a disposición.